Tierra Safari Logo alt="home"

Defender Camp

La tarde del jueves llegan los primeros Defender desde Sevilla y Valencia. Quedamos en una finca rodeada de encinas y un viejo caserío en su interior . Tras una interesante cena contando mil y una aventuras, nuestros primeros amigos en venir montan su pequeño campamento en el valle del Jiloca, toca descansar pues la jornada del viernes promete ser dura.

Viernes: Despertamos en el viejo cortijo, tomamos el primer café del día saboreando ese olor a monte, a tomillo, a romero y jara, la aventura ha comenzado. 

Tras desmontar el primer campamento quedamos en Aragonia, tienda de productos típicos aragoneses donde Manolo e Isidro nos deleitan con una exquisita degustación de jamón y varios embutidos con denominación de origen. De ahí partimos rumbo al pulmón de los montes universales.

Una vez llegamos, lo primero que hacemos es replantear lo que va a ser nuestro campamento durante dos días. Intentamos montar el paracaídas de mi gran amiga Ani 4×4 para que nos de sombra pero es imposible. Varias ráfagas de viento hacen que no sea fiable, con lo que se decide no montarlo y en vez de esté, colocar una red mimetizada. Es un poco mas pequeña pero nos dará sombra mas que suficiente para las próximas jornadas. Montamos tiendas de suelo, tiendas de techo…mientras vienen el resto de participantes de varios puntos de la geografía. ¡Esto ya empieza a tener ese sabor de aventura!

Sábado: Amanece en DEFENDER CAMP, primeros cafés con pastas, charlas y comienzo de un gran día. 

Empezamos con una pequeña ruta hasta llegar a un punto donde dejamos a nuestros fieles compañeros DEFENDERS y con un buen calzado hacemos una excursión a pie a través de sendas hasta llegar a las fuentes del rio Cabriel. Un verdadero espectáculo de la naturaleza es lo que nos espera, la caminata no es larga (sobre un kilometro y medio de ida mas el de vuelta) el sendero no muestra gran dificultad hasta que llegamos a la cascada. Ahí si, para bajar hay que tener bastante cuidado ya que la pendiente es bastante empinada, se puede ver desde arriba sin bajar pero la gran mayoría de gente prefiere verla y tocar el agua.  No nos pudimos resistir y junto a dos amigos nos metimos en sus heladas aguas, ¡las altas temperaturas invitaban a ello!

De vuelta a los coches salimos en convoy hasta una pradera con unos magníficos asadores donde nos espera una suculenta paella de leña. De ahí ya no nos movemos hasta la noche pues es hora de tomar un gintonic «premium» y tiempo de tertulia aventurera debajo de esos pinos centenarios junto a un pequeño arroyo. 


Así es como pasamos una tarde entrañable con toda la gente hasta la hora de cenar. Colocamos la iluminación en el asador, encendemos el fogón en modo Survival (cuchillo y pedernal) y con una buena leña de encina preparamos unas carnes a la brasa, regadas con un delicioso vino tinto Honoro Vera, cortesía de nuestros amigos fotógrafos de la empresa www.crespoandresfotografo.com Puntualizar que este caldo se sirvió en la gala de los Oscar de Hollywood. 

Domingo: Tras el primer café del día y bizcocho casero de la Señora Nati comenzamos a levantar el campamento para dirigirnos al precioso pueblo de Abarracin. Visitamos su casco viejo, viendo esas peculiares y antiguas construcciones con fachada de Yeso rojo de rodeno, sus calles, sus gentes … Hora de la comida en un típico asador aragonés para terminar tomando café en la ciudad de Teruel en un bar temático Africano.

P.D. Este año el DEFENDER CAMP ha sido impresionante y como siempre que termina un evento, ya estoy pensando en el siguiente. Mi cabeza no para, tengo una oferta para organizarlo el año que viene en Tanzania, también barajo la posibilidad de Bélgica y como no, aquí en la Península Iberica, pues ahora toca pensar e ir organizando el próximo DEFENDER CAMP